Nuestra amplia trayectoria en el mercado del gas nos ha permitido incursionar en diversos mercados. Cada uno de nuestros productos se distribuyen y llegan al cliente final en diversos formatos, de acuerdo a sus necesidades.

Sumando los tres países en los que operamos, atendemos a más de 2,6 millones de clientes:

  • Residenciales
  • Comerciales
  • Industriales
  • Transporte

Las necesidades que se cubren para cada uno de estos clientes son:

Cliente GLP

Residenciales: el gas es una adecuada solución para las necesidades de cocción de alimentos, calefacción y calentamiento de agua en hogares de todos los tamaños. Su uso también es posible en artefactos que tradicionalmente utilizan otras fuentes de energía, como son los equipos de aire acondicionado, secadoras de ropa y climatización de piscinas, entre otros.

En el caso del gas licuado envasado en cilindros es llevado hasta el domicilio, a través de nuestra red de distribución.

 

Panadería

Comerciales: es una opción eficiente para establecimientos comerciales que requieren de energía para su funcionamiento, como panaderías, restoranes, hoteles y hospitales, entre otros. Los clientes pueden ser de diversos tamaños, desde pequeñas instalaciones de bajo consumo hasta grandes cadenas, utilizando como mecanismo de distribución la conexión a una red de gas licuado o gas natural, el gas a granel o envasado en cilindros.

 

 

Fábrica de vidrios

 

Industriales: El gas licuado y gas natural, en sus distintos formatos, son utilizados como fuente de energía en distintos procesos industriales, como la cocción de cerámicas, fabricación de vidrios y plásticos, fundiciones y tratamiento térmico de metales, calefacción de criaderos de animales, pisciculturas e invernaderos, procesos de deshidratación y secado de alimentos, secado de pinturas y generación de vapor, entre otros. Se trata de energías muy apropiadas en industrias que requieren de un riguroso control de temperatura y combustión limpia.

 

Grúa horquilla

Transporte: En su uso como combustible vehicular, el gas es una alternativa altamente eficiente, segura, competitiva y amigable con el medio ambiente. Además de emitir menos partículas contaminantes a la atmósfera y generar reducidas emisiones de dióxido de carbono (CO2), permite ahorros interesantes en los costos de transporte frente a los combustibles líquidos como la gasolina. Es utilizado en vehículos, grúas horquillas y otros medios de transporte como embarcaciones náuticas.